Limpieza de persianas sin esfuerzo


Limpieza de persianas sin esfuerzo

Una buena alternativa para limpiar las persianas y sacarlas el polvo en profundidad es ponerse unos guantes de tela, lo ideal sería de algodón, y mojarlos con una solución de agua de amoníaco (5 mililitros de amoniaco por cada litro de agua).

Despues hay que pasar la manopla por la persiana como si nuestra mano fuera la bayeta, aprovechando los dedos para limpiar esos rincones y rendijas que nunca “quedan bien”. Posteriormente hay que secar con otro par de guantes secos o un paño de algodón.

Este “guante” también es ideal para cortinas venecianas y estores de láminas finas, que resultan muy difíciles de limpiar.

Publicado el 28/09/2015