Decálogo de buen uso del aspirador para el amo de casa


Decálogo de buen uso del aspirador para el amo de casa

PASAR LA ASPIRADORA TIENE SUS SECRETOS

 

Qué aspirador elegimos

A la hora de comprar nuestro aspirador, valoremos las siguientes características técnicas:

  1. Potencia:

El aparato debe tener suficiente potencia de aspiración con un consumo energético reducido, según la reglamentación europea de eficiencia energética. La potencia recomendable es de 800w, ampliable puntualmente a 1.200w, con una clasificación A de eficiencia energética. La máxima para estos aparatos.

  1. Resistencia y durabilidad:

Durante cada uso sometemos a nuestro aspirador a numerosos golpes, tirones de la manguera, estiramientos del cable… Un control eficaz de durabilidad y calidad del aspirador debe probar su resistencia con más de 16.000 choques y tirones. Así, su buen uso está garantizado para más de 20 años.

  1. Capacidad y volumen de la bolsa:

La calidad de la bolsa de aspirado se mide por su capacidad de almacenamiento, resistencia, durabilidad y facilidad de colocación. Marcas como Miele amplían la capacidad de sus bolsas en un 25%. Además, su sistema de filtrado por capas no sólo garantiza que se devuelva un aire 100% limpio durante el aspirado, sino que también protege las bolsas del daño interno de objetos pequeños y punzantes como clavos y cristales.

  1. Los filtros:

El filtro del aspirador debe garantizar un aire de salida 100% limpio, libre de polvo y alérgenos. Esto resulta especialmente importante para personas con alergias y en hogares donde se convive con mascotas. Algunos fabricantes disponen de sendos filtros adicionales indicados para los dos casos anteriores. El filtro Active Air Clean de Miele devuelve el aire sin ningún tipo de olor. Así, se evita que las mascotas se sientan atraídas al aparato durante el aspirado. Al expulsar el aire aún más limpio de lo que se ha succionado, su filtro Hepa Air Clean minimiza la presencia de alérgenos en el ambiente.

  1. El cepillo:

Los cepillos de aspirador más recomendados son aquellos especialmente diseñados para que sus cerdas separen con mayor eficacia los pelos de las alfombras. También para que no dañen los parquets y otras superficies lisas.

  1. Longitud del cable:

Una longitud de 11 metros permite aspirar con holgura y comodidad. El sistema automático de recogida más práctico consiste en la pulsación de una tecla pedal.

Cómo alargamos su vida

El buen mantenimiento del aspirador contribuye a su durabilidad. Apliquemos las siguientes recomendaciones:

  1. Después de cada uso limpiamos la boca y cepillo del aspirador succionando el polvo y las pelusas con el tubo de aspirado.
  1. Sacamos varios metros más de cable de lo necesario mientras aspiramos. Así, evitamos calentamientos. Igualmente, los aspiradores están dotados con sistemas de refrigeración interna que suspenden el funcionamiento si se supera la temperatura permitida.
  1. Antes de guardarlo, dejamos el aspirador enfriarse durante 20 minutos en un lugar abierto.
  1. No enrollemos la manguera en exceso para guardar el aspirador. Así, evitaremos la formación de grietas. Si el aspirador dispone de anclajes laterales para el tubo y la manguera, guardemos el aparato en la postura recomendada por el fabricante. En caso contrario, guardemos el aspirador por un lado y la manguera por otro.

Consejos para sacarle el máximo partido

  1. Aromatización del ambiente. Es posible evitar malos olores durante el aspirado. Previamente, humedecemos una pequeña bayeta de algodón de rejilla y la impregnamos con suavizante. A continuación, abrimos la carcasa del aspirador y extendemos la bayeta sobre el filtro sin doblarla. El buen olor del suavizante permanece durante todo el aspirado aunque la bayeta se seque. Recomendamos este truco especialmente para estancias sobrecargadas.
  1. Alfombra sin malos olores. Antes de aspirar una alfombra, eliminaremos ésos malos olores que ha ido acumulando. El secreto consiste en espolvorear bicarbonato sódico por toda su superficie. Esto producto no daña el medio ambiente ni los materiales. Lo dejamos actuar durante 20 minutos y empezamos a aspirar. Al acabar, la alfombra queda limpia y libre de malos olores.
  1. Recuperar objetos pequeños. ¿A que más de una vez se os han caído un anillo o una moneda debajo del sofá? Para no aspirarlos por accidente, hagamos lo siguiente. Introducimos el tubo del aspirador hasta la punta del pie de una media corta. Sujetamos la extremidad de la media al tubo con una goma elástica. Procedemos a aspirar debajo del mueble donde habían caído los objetos. La potencia de succión los atraerá hasta la media sin que se cuelen dentro del tubo.
  1. Aspirar hacia atrás. Para un aspirado más eficaz, hay que aspirar de adelante hacia atrás, ya que durante éste movimiento la succión tiene más fuerza. No levantaremos el cepillo del suelo, para aprovechar más la potencia de aspirado. En el caso de las alfombras, las cerdas del cepillo abrirán mejor sus pelos. Al aspirar de atrás hacia delante, la succión apenas tiene efecto, por lo que levantamos el cepillo un pelín por encima del suelo para que se desplace con más facilidad.
  1. Esquinas y rodapiés. En cada estancia siempre comenzamos a aspirar por las esquinas y rodapiés. Después continuamos con el resto.

Pedro caballero

Manuel Díaz. Jefe de prensa.

619 54 60 44 / prensa@mdiaz.e

Publicado el 12/01/2016