Como planchar camisas fácilmente


Como planchar camisas fácilmente
Primeramente para facilitarnos el posterior planchado, es aconsejable “lavar” la camisa según las indicaciones del fabricante, en función del tipo de tejido: Algodón, seda, lino…). Una vez lavada la camisa otro aspecto no menos importante es “tender” correctamente la camisa, por la parte exterior del cuello, con ello evitaremos las fatales marcas de las pinzas, que cuesta tanto eliminar.

(“Algo muy importante que no debemos olvidar es planchar siempre las prendas del revés y a una temperatura no muy fuerte”)

Una vez seca la camisa procedemos el planchado siguiendo estos sencillos pasos:
  • Paso 1. Planchamos el cuello de la camisa (siempre en el lado más estrecho de la tabla de planchar)
  • Paso 2. Planchamos los puños (por el interior) introduciendo la plancha un poco más alla del puño, nos ayudamos levantando con la otra mano la manga y estirando un poco hacia fuera (como si quisiéramos estirar la manga) con ello evitaremos las arrugas en los puños.
  • Paso 3. Planchamos las magas, para ello las estiramos procurando que la costura central quede por debajo justo pegada a la tabla y en el centro de la manga estirada, planchamos esta parte de la manga y volvemos a estirar la manga pero esta vez dejando la costura es el borde y volvemos a planchar (si lo hemos realizado correctamente no habrá quedado ninguna marca si no es así “paciencia y repetir el proceso”.
  • Paso 4. Planchamos la pechera (que es la parte delantera de la camisa) y trasera, para ello la manera más sencilla aunque un poco más laboriosa es: colocamos una parte de  la camisa encima de la tabla de planchar, siempre desde la parte más estrecha de la tabla hacia el lado contrario, y empezamos a planchar  por la parte delantera  (siempre plancharemos linealmente de arriba a abajo (no de lado a lado), pasamos esta parte que hemos planchado hacia delante y nos queda otra parte a planchar, (este proceso lo repetiremos hasta que hayamos completado y por lo tanto dado la vuelta a toda la camisa.
  • Paso 5. Montamos el batidor en la base. Muy importante: debemos enrollar el cable en la base, pero teniendo cuidado para que el cable no quede  excesivamente doblado (ni en la clavija ni en la base). Al repetir esta acción en múltiples ocasiones, podemos provocar que el interior del cable, al ser de cobre, se parta y, por lo tanto, la batidora no vuelva a funcionar o lo haga intermitentemente.
  • Paso 6. Finalmente solo los queda colgar la camisa en una percha, es aconsejable (abrochar el primer botón del cuello) para evitar que se deforme la camisa.

Publicado el 17/05/2015