Para conmemorar el centenario del hundimiento del Titanic, el crucero MS Balmoral ha zarpado del puerto de Southampton con el mismo número de pasajero que su antecesor.

La anécdota es que ha tenido que zarpar dos días antes que el Titanic ya que no puede alcanzar la velocidad de este y no llegaría a tiempo al punto donde el barco chocó con el iceberg y posteriormente se hundió.

El pasaje está compuesto por parientes de los supervivientes del tristemente desaparecido navío, e incluso algún superviviente. Durante la travesía se realizaran conferencias sobre el barco y su construcción en Belfast y se degustarán menús inspirados en la comida que los pasajeros tomaron durante el viaje en abril de 1912, incluso la noche del día 13 se degustará una cena igual a la servida aquella noche. La música estará a cargo de un grupo belga que tocará música de principios del siglo XX.

Los pasajeros vestiran trajes de época y los pasajes rondan los 7.000 euros.

Durante el trayecto se realizara una misa en el lugar donde se produjo el choque y otra donde posteriormente se hundió el barco.

Al otro lado del oceáno, el buque Azamara Journey ha zarpado de Nueva York y tiene previsto visitar los cementerios donde descansan algunos de los fallecidos en la tragedia. El día 15 de abril se realizará una ceremonia en el cementerio Fairview Lawn, al ser el lugar donde están enterrados el mayor número de víctimas.

Está previsto que el día 14 de abril, ambos buques se encuentren en el lugar de la colisión. Posteriormente el MS Balmoral proseguirá su viaje hacia Nueva York y el Azamara Journey hará escala en Halifax para acabar el trayecto en el mismo destino.