Una de las provincias más desconocidas es Soria, para los que no la hayais visitado os diré que conjuga la historia y la cultura con la naturaleza.

Camino a Soria desde la Carretera A1, podemos visitar San Esteban de Gormaz localidad que el Duero convirtió en frontera natural entre tierras musulmanas y cristianas. Destacan en su casco histórico los restos de su Castillo y las bodegas tradicionales de su cerro, la Plaza Mayor, el puente sobre el Duero, la iglesia románica de San Miguel con sus capiteles con figuras de personas y animales y la Iglesia de Nuestra Señora del Rivero románica del sigo XII.

Cerca de San Esteban se encuentra Atauta, es un pequeño pueblo soriano con mucho encanto que te transporta a otro tiempo. Hay que destacar sus bodegas tradicionales todas agrupadas en una loma que ofrecen una visión nada habitual y digna de una postal.

Siguiendo nuestro camino a Soria, nos encontramos con Burgo de Osma con su castillo, su catedral, su calle principal porticada y un caso histórico que sin duda hay que recorrer.

Nuestro próximo alto en el camino es Calatañazor donde la leyenda dice que  ”Almanzor perdió el tambor”. En este pequeño pueblo parece que se ha detenido el tiempo…con sus murallas, su castillo y sus calles empinadas y empedradas. De Calatañazor no se pueden ir el visitante sin conocer las chimeneas típicas de sus casas y por supuesto probar o comprar las setas de la zona.

Saliendo de Catalazañor a la izquierda cogemos la carretera que nos lleva a La Fuentona, se trata de un Parque Natural que se encuentra en pleno sabinar entre cañones de piedra caliza, donde podremos caminar por pasos y puentes de madera, visitar el centro de interpretación, acercarnos a la cascada o a la laguna donde nace el rio Abión. La laguna con aguas cristalinas y la zona de paseo son espectaculares. Les recuerdo que es un Parque Natural y no está permitido alterar el ecosistema.

Seguimos nuestro camino a Soria.

Soria ofrece tranquilidad y serenidad a la vez que bullicio y diversión, conjuga claramente la historia y la cultura con el ocio.

Les recomiendo visitar la Iglesia de San Juan de Rabanera, los Palacios Renacentistas, la Plaza Mayor, el Instituto Antonio Machado, la Iglesia de Santo Domingo, el Palacio de los Condes de Gomara, el museo Numantino,  la concatedral de San Pedro, el convento del Carmen, la Casa del Común, el tempo de Nuestra Señora de la Mayor, el claustro de San Juan de Duero, el monasterio de San Polo,  la ermita de San Saturio enclavada en la roca en el otro margen del Duero… sin olvidarnos que existen rutas para seguir los pasos de personas ilustres como Santa Teresa, Antonio Machado o Becquer,  Soria ofrece tanto a sus habitantes como a los foráneos a lo largo de las orillas del Duero un paseo entre álamos y zonas ajardinadas donde pasear, sentarse y disfrutar de la tranquilidad que en estos tiempos tanto echamos de menos y necesitamos.

Por otra parte la provincia nos ofrece rutas tan pintorescas como interesantes…se trata de la ruta de las Ignitas para los aficionados a los dinosarios, visitar el poblado de Numancia y conocer su vida cotidiana a través de visitas teatralizadas, la ruta del Cid o el Camino de Santiago también  pasan por sus tierras, conocer de cerca los edificios del románico soriano, realizar el sendero ibérico soriano o la ruta de Alvargonzalez y la de Gustavo Adolfo Becquer, son otras opciones que ofrece la provincia de Soria a los visitantes.

Sin olvidarnos de su gastronomia…platos como asados, setas y torreznos o el vino de denominación de origen Ribera del Duero.

Espero que se animen a visitar esta provincia que tanto nos ofrece.

Post y fotografia: P. Núñez