PINTEREST

La Sierra de Francia

La Sierra de Francia

Es uno de los lugares con más encanto que podemos disfrutar en la Península. La Peña de Francia es espectacular, agreste y fría, pero las vistas desde el balcón de Santiago son inmejorables, en la piedra del saliente hay grabadas unas marcas que señalan la dirección a modo de brújula, de varias ciudades; en ese momento piensas en la dificultad de edificar en este lugar el Monasterio Santuario de la Peña de Francia.

Juan II encargó a los Dominicos la edificación de un monasterio en este lugar, debido a las inclemencias invernales los monjes solicitaron permiso para pasar el invierno en el llano, donde el clima era más benévolo. El monasterio está dedicado a la Virgen de la Peña, patrona de Salamanca, encontrada en el Monte en el siglo XIV, en este lugar se ubica la Ermita de la Blanca. El monasterio es hospedería y en su plaza hay un rollo jurisdiccional con la talla de un ahorcado.

Al Monasterio se accede en coche por una estrecha carretera o si lo preferimos a pie por los senderos marcados (aconsejamos ropa de abrigo incluso en los meses cálidos)

Los pueblos de la Sierra de Francia tiene todos un gran encanto como San Martín del Castañar con casas blasonadas y restos de su castillo, que hoy alberga un cementerio o su plaza de toros con los tendidos de piedra.

Pero sin lugar a dudas el pueblo más conocido es La Alberca. Aún cuando es muy visitado por turistas no ha perdido sus raíces, destacan las casas albercanas con varias alturas con sus entramados de madera y sus aleros que se tocan evitando el paso de la lluvia. La planta baja se dedicaba a la cuadra, la cocina se encontraba en la planta inmediatamente superior, en la primera planta se situaban los dormitorios que así se  beneficiaban del calor generado en la cocina y en el establo.

Destaca su Plaza Mayor porticada en tres de sus lados, en su centro existe un crucero con símbolos de la Pasión, si nos desplazamos a una plaza cercana, encontraremos la iglesia, que cuenta con un púlpito tallado en granito en el siglo XVI.

Sus fiestas mantienen tradiciones de siglos, como el traje Vistas de las mujeres o el cortejo de La Mora de las Ánimas, la Loa o el Trago.

Podemos disfrutar de la naturaleza, de historia, buena gastronomía y de la amabilidad de sus gentes.

foto: www.20minutos.es (EP)

P.Núñez

Acerca del autor:

Deja un comentario