Si queremos contemplar almendros en flor, en un terreno de cultivo rodeado de árboles centenarios y olivos, no tenemos que organizar un viaje fuera de nuestra ciudad. Podemos disfrutar de un tranquilo paseo entre terrenos de cultivo con olivos y almendros, pinos, cipreses, eucaliptos, lilos, rosales, pitosporos, lirios, mimosas y artemisas en ¡la calle Alcalá nº 541!

La Quinta de los Molinos, es uno de los parques menos conocidos de Madrid. Fue propiedad del conde de Torre Arias, que a principios del siglo XX regala la propiedad a Cesar Cort Botí, arquitecto alicantino profesor de Urbanismo y concejal del Ayuntamiento. Cesar Cort recrea en la finca cultivos típicamente mediterráneos y trae especies de distintas zonas para plantarlas en su explotación. Actualmente podemos disfrutar de uno de los dos molinos con los que contaba la finca para la extracción del agua de los pozos para el riego de los cultivos, así como un antiguo invernadero y podemos observar restos de semilleros en desuso. A la muerte de Cesar Cort, la finca quedó semiabandonada, hasta que en 1980 los herederos llegan a un acuerdo con la Gerencia Municipal de Urbanismo y ceden al Ayuntamiento tres cuartas partes de la propiedad original, el resto del parque se utilizó para uso residencial.

La finca cuenta con una gruta integrada en el jardín y un estanque con un surtidor, todo ellos rodeado de árboles centenarios que le dan un encanto especial y te inducen a la tranquilidad y la reflexión. En la parte alta se encuentra un palacete de comienzos del siglo XX con praderas de césped, parterres de flores y arbustos. Cerca del molino, rehabilitado y en funcionamiento, podemos observar un edificio, actualmente en restauración, utilizado por los jardineros para guardad sus aperos.

El jardín está surcado por caminos de tierra, que nos llevan a través de la finca por rincones singulares, de los que disfrutar sin prisas, evadiéndonos de la actividad que vive nuestra ciudad a escasos metros de nuestra posición, pudiendo utilizar para acceder o salir cualquiera de las puertas ubicadas a lo largo de su valla perimetral. La estrella de la explotación son los almendros, entre los meses de febrero y marzo la flor de estos árboles impregna el ambiente de su aroma y belleza. Siendo un rincón de referencia para los amantes de la fotografía.

La Quinta de los Molinos se encuentra en la Calle Alcalá, 541 en el distrito de San Blas en Madrid, tiene la boca de metro de Suanzes en la Puerta principal. Su horario es de 6:30 a 22:00 de lunes a domingo.

P.Núñez