Todos tenemos esos zapatos estupendos de piel que nos encantan, pero que su interior destiñe y nos decolora los pies.

Con este sencillo truco podrás ponerte tus zapatos preferidos todas las veces que quieras sin deteñir los pies.

Limpia la plantilla del zapato con un algodón impregnado en alcohol. Una vez limpia aplica laca de pelo y deja secar. Aplica la laca una 8 h antes de ponerte el zapato.

Repite la aplicación en cuanto el zapato comienza a desteñir nuevamente.

Espero os sea útil el truco.

 

fotografia:trucosdelhogarcasero.com