El Couchsurfing es una forma de viajar que abarata los gastos, consiste en ofrecer un sofá o una habitación a un viajero.

Los usuarios se conectan a la página de Internet www.couchsurfing.com de inscripción gratuita y contactan con otros usuarios en distintos países.

Este sistema lo pusieron de moda los surfistas australianos que se desplazabann a diferentes lugares del mundo buscando las mejores olas.

Su funcionamiento es muy sencillo, primero se comprueban la referencias, después realizas el acuerdo, una vez llega al destino se recoge a la persona que recibes en tu casa ( si se ha acordado), después le enseñas la casa y las normas que hayas estipulado.

La web recomienda un protocolo de seguridad para evitar situaciones desagradables. Es habitual el intercambio de pequeños regalos.

Otro modo de viajar sin un coste elevado es el “intercambio de casas”, a través de diferentes web y de una inscripción de entre 35€ y 95 €, se puede contactar con usuarios que quieran visitar a tu país.

En la web se crea un perfil y se detallan las características de tu vivienda, los viajeros se ponen en contacto de forma particular y acuerdan las fechas así como las normas del intercambio. Consiste en que cada una de las partes viajen a la casa de la otra. En cuanto a la seguridad, el contacto se realiza con bastante antelación con intercambios de llamadas o mails lo que da la oportunidad de valorar el actitud de la otra parte, también existe un acuerdo de normas de actuación, hay que tener en cuenta que este sistema se basa en la confianza mutua.

Los dos sistemas nos integran en las culturas de otros países de forma asequible.

foto: Roberto NeumillerSOS SAHEL