PINTEREST

Pisto manchego

Descripción de la receta

Pisto-manchego

El pisto consiste en una “fritada” de pimiento y tomate, a la que pueden sumarse diversos ingredientes. Aunque es un plato veraniego, sus componentes se encuentran en las fruterías durante todo el año. Y es un plato muy económico que aporta vitaminas C y E.

Ingredientes (4 personas)

  • Calabacines (500 gramos)
  • Tomates maduros (550 gramos)
  • Dos pimientos verdes
  • Un pimiento rojo
  • Una cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Sal
Preparación

Ponemos un cazo con agua al fuego y, una vez esté caliente, incorporamos los tomates para escaldarlos un par de minutos. Después se secan, pelan y pican.

A continuación lavamos y secamos el calabacín para posteriormente picarlo en trocitos. Lo mismo hacemos con los pimientos verdes y rojos.

Después, ponemos una sartén honda (o cazuela) con aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente echamos la cebolla picada y se rehoga (hasta que parezca transparente), removiendo siempre con una cuchara de palo.

Posteriormente, añadimos los pimientos verdes y rojos a la sartén y los rehogamos unos diez minutos, ya que esta es la verdura más dura.

Una vez que los pimientos comienzan a perder dureza, podemos incorporar los calabacines, les damos unas cuantas vueltas, y completamos con los tomates.

Mezclamos todos los ingredientes y se deja a fuego lento, removiendo de vez en cuando con la cuchara de madera.

Cuando el pisto esté prácticamente en su punto, añadimos la sal, procurando no excederse (por la acidez de los ingredientes). Para evitar esta acidez, podemos echar una pizca de azúcar.

En cuanto a presentaciones, hay a quien le gusta con huevos fritos o batidos para hacer un revuelto. Y se puede tomar tanto frío como caliente; es cuestión de gustos.

Y si se desea que el pisto esté más “suave”, podemos añadir una berenjena. Su “consistencia” dará una textura melosa y agradable.

Detalles de la receta

Categorías: