Descripción de la receta

Hummus

Coincidiendo con la celebración del Festival Amal y la Semana Gastronómica de Cocina Árabe en Santiago de Compostela, nuestra amiga Ruth nos ha mandado su receta de hummus, palabra que significa “garbanzo”.

Además de los garbanzos, esta receta tiene como ingrediente imprescindible la pasta de sésamo (tahine o tahina). El plato también se suele denominar hummus wa tahina (garbanzos y pasta de sésamo).

Ruth nos recomienda comprar la tahina en cualquier tienda de comida árabe, donde es mejor pedirla como “pasta de sésamo para hacer hummus”. Si se va a hacer esta receta por primera vez, es preferible comprar un bote pequeño porque cunde mucho.

Si no tenemos cerca de casa una tienda de comida árabe, siempre nos queda la posibilidad de acercarnos al “Club del Gourmet “de unos famosos grandes almacenes y adquirir un bote con una etiqueta que pone “Taxini” en la zona de “especialidad griega”.

Ingredientes (4 personas)

  • 400 gramos de garbanzos
  • Aceite de oliva
  • Un diente de ajo
  • Tahine o tahina (pasta de sésamo)
  • Perejil
  • Comino
  • Pimentón
  • Sal
  • Pimienta
  • Zumo de limón
Preparación

Los garbanzos, como siempre que se van a cocer, hay que dejarlos en remojo la noche anterior con una pizca de sal. Si nos decantamos por los de bote, no hace falta.

Cocemos los garbanzos (si son secos) en la olla, escurrimos y pasamos con la batidora junto con el diente de ajo, la tahina, el zumo de medio o un limón, un chorrito de aceite de oliva, sal al gusto y todas las especias.

Como consejo, tanto si se cuecen los garbanzos en la olla como si son de bote, no conviene tirar el agua de escurrirlos, porque nos servirá para que la pasta no quede demasiado “pastosa”,  valga la redundancia.

El resultado de batir todos los ingredientes tiene que quedar más o menos como una papilla densa. Si cuesta batir, podemos ir añadiendo un poco del agua donde han hervido, pero sin pasarse.

Yo siempre reservo, además del agua, unos pocos garbanzos, por si me “paso” con agua. La forma de hacer que quede denso otra vez es añadiendo más garbanzos.

Si queremos que quede más fuerte o más suave, tenemos que variar las cantidades de ajo, comino y zumo de limón, dependiendo de los gustos.

Presentación

Cuando todo está batido, lo ponemos en un cuenco o plato y pasamos una cuchara por encima para que quede liso.

Para adornar, echamos encima (en el centro del plato) un poco de pimentón, un chorrito de aceite de oliva y un poquito de perejil fresco.

Si hemos cocido los garbanzos en casa, hay que dejar que se enfríen un poco antes de comerlo, porque no hay que consumirlo caliente. Mejor que esté “del tiempo”.

Para acompañar, aparte del tradicional pan de pita, podemos optar por panecitos de picos (estilo andaluz) o por zanahorias crudas cortadas en tiras, como “bastones” para untar en el hummus.

Autora de la receta Ruth