Descripción de la receta

Para “blanquear” y suavizar los ajos sin que pierdan sabor, solo debemos introducirlos en agua hirviendo de tres a cinco segundos. Posteriormente, enfriaremos con agua o hielo, y pelaremos.