La cueva de Altamira reabre sus puertas desde el mes de marzo hasta el próximo agosto, de manera temporal. Se trata de un experimento para conocer el impacto de la presencia humana en la cavidad.

El total de personas que podrán acceder en este periodo será de 192. Cada semana se elegirán a 5 personas entre los visitantes al Museo de Altamira, los cuales podrán estar en la sala 37 minutos, tendrán que acceder con monos desechables y calzado especial, así como gorros y mascarillas.

En el Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso de la Cueva de Altamira, participan instituciones como el Instituto del Patrimonio Cultural de España, el Instituto de Ciencias del Patrimonio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Cantabria, la Universidad del País Vasco, el Museo de Altamira y la Subdirección General de Museos Estatales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, entre otros.

En el mismo emplazamiento se encuentra el Museo de Altamira, donde podremos visitar la Neocueva y las diferentes salas de la exposición.

La Neocueva nos muestra Altamira en un periodo comprendido entre 35.000 y 15.000 años, cuando sus habitantes eran cazadores recolectores. Se trata de una reproducción tridimensional rigurosa y exacta de la cueva original, entrando en ella podemos admirar sus famosos bisontes y entender la vida de sus habitantes.

En las diferentes salas del museo podremos conocer la historia del descubrimiento de la cueva, la labor de los arqueólogos en sus laboratorios y conocer la vida de los pobladores del paleolítico superior a través de proyecciones y de las colecciones expuestas, con objetos de Altamira y otras instituciones.

Para más información consultar la página:

http://museodealtamira.mcu.es

Fotografia: iessonferrerdghaboix.blogspot.com