Para quitar las manchas de grasa de las ventanas, es muy útil utilizar un pulverizador con una mezcla de agua y vinagre.

Si lo que tenemos son manchas de silicona, hay que utilizar acetona o petróleo.

Los restos de pintura se quitan con un cutre o espátula, después se frotán con vaselina o crema de manos.

Para secar los cristales el mejor material son los periódicos atrasados.

Para detectar manchas un truco es limpiar un lado del cristal horizontalmente y el otro verticalmente, de esta manera aparecerán las marcas que tenga el cristal.

Si el día está nublado es más fácil localizar las manchas o las huellas.

Para limpiar la parte de aluminio se utiliza una mezcla de amoniaco y bicarbonato (una cucharada) en medio litro de agua.

 

Fotografia: Decora.com