Para limpiar los objetos de estaño y que luzcan con su brillo natural, podemos utilizar los posos del café.

 

Otra opción es frotar el objeto con hojas grandes de una col cruda, para terminar aclaramos con agua y secamos.

 

Fotografia: todocoleccion.net