Para esta rica receta, recomendamos dejar las lentejas en remojo con agua fría la noche anterior. Si se nos olvida, con una hora puede ser suficiente.

Antes de comenzar con el guiso, propiamente dicho, podemos ir preparando los ingredientes. Así, iremos pelando y cortando en dados las zanahorias, los tomates y las patatas, y picando las cebollas, los dientes de ajo, el apio y el puerro.

 

 

Ingredientes

  • 250 gramos de lentejas
  • Una punta de jamón
  • Un trozo de tocino ibérico adobado (al gusto)
  • Un apio
  • Un puerro
  • Dos zanahorias
  • Dos patatas
  • Dos tomates
  • Una cebolla grande
  • Dos hojas de laurel
  • Varios dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Ingredientes

Ingredientes

Sofrito

Sofrito

Añadimos las lentejas

Añadimos las lentejas

En una olla o cazuela, ponemos un buen chorro de aceite de oliva, cuando esté caliente añadimos la cebolla, los dientes de ajo, el puerro y el apio (todo ello bien picado) y vamos rehogando hasta que coja color.

Después incorporamos los tomates y seguimos removiendo. Al ratito, podemos echar las zanahorias y las patatas (hay quien las añade más tarde) y sazonamos (no mucho, porque todavía falta el jamón y el tocino). Continuamos removiendo.

Posteriormente, echamos un litro de agua (preferiblemente caliente) y un par de hojas de laurel. Esperamos hasta que el agua hierva y añadimos las lentejas (escurridas), la punta de jamón y el tocino ibérico. También es posible incorporar ahora las patatas.

Ya podemos dejar el guiso a fuego lento alrededor de una hora si empleamos una cazuela. El tiempo se reduce a media hora para olla “normal” y a menos de quince minutos si se utiliza una olla “rápida”.

Pasado este tiempo, retiramos del fuego y sacamos el tocino y la punta de jamón. Partimos en trocitos esta guarnicion y la añadimos en cada plato.