Cuando practicamos ejercicio nuestro cuerpo consumo hidratos y grasas a la vez que aumenta nuestra temperatura, lo que provoca un desequilibrio que se traduce en dolor muscular, fatiga o hambre después de hacer ejercicio.

Normalmente hacemos ejercicio aeróbico, como correr, caminar, nadar, ciclismo…o anaeróbico como las pesas, el baloncesto, saltos… pues cada actividad necesita reponer la energía consumida con distintos tipos de alimentación:

Si hemos realizado ejercicio aeróbico necesitamos consumir hidratos de carbono complejos como el arroz, las patatas, cereales, legumbres, hortalizas, frutos rojos… si por el contrario hemos realizado ejercicio anaeróbico principalmente hay que reponer aminoácidos y proteínas, la mejor opción es la carne, pescados, huevos, soja, queso o leche.

foto: pasionxentrenar.com

En cualquier caso es aconsejable seguir estas pautas:

Comer algún tentempié al terminar el ejercicio

Evitar alimentos con algo contenido en grasa

Incluir en las comidas principales cereales integrales, arroz, pasta, huevo, carne ave o pescado.

Elegir alimentos ricos en potasio.

Hidratarse correctamente durante y después del ejercicio.

foto: nutricionnutricioneverywhere.blogspot.com