Si queremos guardar ropa o tejidos durante un tiempo en un sitio cerrado, lo mejor es lavarla sin añadir suavizante, y una vez seca, guardarla.

Si le añadimos suavizante, con el tiempo se deteriora el olor e impregna el tejido.