(El cuento de Navidad que siempre quise escuchar y nunca me contaron)

Cuando Papá Noel llegó a su casa por la mañana, exhausto tras haber repartido regalos por todo el mundo durante aquella Nochebuena, sintió que el corazón le estallaba de alegría al ver cómo abultaba el calcetín que, una Navidad más y sin esperanza alguna, había dejado colgado sobre la chimenea antes de salir a su quehacer.

¡Después de tantos y tantos años de infructuosa y decepcionante espera, alguien le había dejado al fin un regalo a él!

 

Angel Lozano