Un sencillo truco para disminuir el gasto de agua de la cisterna, es utilizar una botella de plástico sin etiquetas con grava en el fondo y rellenarla de agua para que no flote, se puede utilizar otro lastre o simplemente llenarla de agua.

Se afloja la tuerca de la tapa de cisterna y metemos la botella verticalmente. Hay que ponerla en el lado contrario a la entrada de agua y sin obstaculizar el mecanismo.

Una vez colocada y comprobado el funcionamiento, se coloca la tapa y se aprieta la tuerca del botón o tirador.

De esta forma podrá ahorrar hasta 16 litros diarios. El agua es un bien escaso que tenemos que cuidar, además significará un ahorro en la factura del agua.

 

fotografia: Greenpeace.org