Cuando hacemos un caldo, cocemos legumbres o preparamos un guiso, nos encontramos con que, al poco tiempo de estar al fuego, comienza a formarse una espuma en la superficie de la cazuela u olla.

En esta espuma se acumulan impurezas, proteínas indeseables y parte de la grasa de los alimentos, que al derretirse sube a la superficie.

Por lo tanto, es conveniente retirar la espuma, poco a poco, con ayuda de una espumadera.

foto: montsecomesana.com