Si queremos dar nuestro toque personal al felpudo de nuestra puerta, solo necesitamos una plantilla y pintura acrílica.

Primero diseñaremos el dibujo elegido en una hoja, después lo calcamos en un acetato y recortamos la partes que queremos ver en nuestro felpudo.

Una vez vaciado el dibujo con una brocha, presionamos para que la pintura se fije a la superficie elegida, no debemos cargar de pintura la brocha, aunque tengamos que realizar varias pasadas.

Una vez seco, ver instrucciones de secado en el embalse de la pintura, podremos disfrutar de nuestro felpudo personalizado.