La comida rápida tiene muy mala prensa en lo que a beneficios para la salud se refiere.

Si queremos comer este tipo de comida pero a la vez deseamos que sea sana, solo tenemos que prepararla nosotros mismos.

Hamburguesas: elegimos el ingrediente principal que deseemos (pescado, carne, vegetales…) lo trituramos y lo mezclamos con hierbas aromáticas. Después ponemos en la planta unas gotas de aceite de oliva, añadimos el preparado y lo cocinamos.

Si elegimos la opción vegetariana, podemos incluir soja, tofu, arroz, maiz , legumbres y frutos secos

Lasañas y canelones: podemos utilizar las placas que venden precocinadas, añadimos el relleno que deseemos, pollo, carne, espinacas, tomate, bechamel…, introducimos en el horno y gratinamos.

Pizzas: podemos elegir las bases preparadas, o prepararla nosotros en casa con harina especial para pizzas. Para que sean más ligeras se pueden hacer de pescado, hortalizas, pollo y utilizar salsas vegetales, desterrando el queso en la medida de lo posible.

foto: nitr