Mi último gran descubrimiento ha sido Candeleda en la provincia de Avila y su entorno.

Naturaleza en estado puro, bosques de pinos y robles, extensiones de helechos y zonas de cultivo particulares, rios de agua cristalina, piscinas naturales, barrancos y gargantas, rios de cantos rodados procedentes del circo glacial…

Es una buena zona para los aficionados al senderismo. Visita obligada para los amantes de la historia es el castro celta veton de El Raso en muy buen estado, hay que destacar la rehabilitación arqueológica de la zona y los paneles informativos del recinto. En la misma zona se ha rehabilitado la majada ganadera de El Raso, subiendo por el bosque de pinos podemos ver unas pinturas rupestres en la ladera junto a la pista forestal. El acceso se puede realizar tanto a través del pinar o bien por la pista forestal.

Candeleda es un pueblo muy acogedor con hoteles y casas rurales donde hospedarse; su casco urbano antiguo con calles empedradas y casas con balconadas de madera y el monumento a la cabra hispánica bien merecen una visita. No podemos irnos de la zona sin visitar el Santuario de la Virgen de Chilla.

Cerca están las cuevas de El Aguila en Arenas de San Pedro o el conjunto escultórico vetón de los Toros de Guisando en El Tiemblo.

Una zona que no podemos dejar de visitar.

 

P. Núñez