El bicarbonato parece ser el mejor remedio para quitar el mal olor de cualquier prenda de vestir, especialmente si es de color blanco, ya que posee una cualidad blanqueadora.

Hemos encontrado varias opciones. Hay quien frota “en seco” la ropa (sobre todo aquella con olor a sudor) con polvo de bicarbonato antes de echarla al cesto de la ropa sucia o meterla en la lavadora.

Otra alternativa es dejar en remojo la prenda durante toda la noche en un recipiente con una taza de bicarbonato. Al día siguiente lavamos la ropa de la forma habitual.

La última propuesta es lavar la ropa a la máxima temperatura que “soporte” (hay que mirar bien las etiquetas), poniendo una tacita de bicarbonato en el departamento del detergente en la cubeta de la lavadora.