PINTEREST

Andalucía

Andalucía

España es el pilar de la llamada Dieta Mediterránea, en toda su geografía sus productos  destacan con su riqueza y sabor. Cada zona tiene productos de gran calidad  que hacen que sus recetas sean muy valoradas.

De Andalucía podemos destacar su aceite de oliva, sus vinos, los jamones y los embutidos o su pescado fresco.

Existen siete denominaciones de origen de aceite de oliva. Cada zona ofrece un aceite con características propias: Carmona (Sevilla) ligero, Carzola (Jaén) afrutado, Estepa (Sevilla) sabor intenso y baja acidez, Anarquía (Málaga) dulce, Castro del Río (Córdoba) color amarillo claro y afrutado, El Condado (Huelva) verdoso, afrutado y baja acidez, Illora (Granada) amarillento y afrutado. Hay aceites hasta en el desierto de Tabernas (Almería)

En cuanto a los vinos destacan el jerez y la manzanilla de Cádiz, el dulce de Málaga, el Montilla-Moriles cordobés, el Condado de Huelva, el blanco de Bailén o el afrutado de El Aljarafe.

Si hablamos de jamones, estamos hablando del jamón de Trévelez, el de Serón o el de la sierra de Aracena. Existe un embutido denominado “lenguado” de Granada que está hecho de lengua y partes cartilaginosas de la cabeza del cerdo o el “blanquillo” de Huéscar con magro de cerdo, panceta, jamón curado, huevos y pan rallado.

Dentro de las frutas destacar las famosas fresas de Huelva, los melocotones de Sevilla y las naranjas de Almería.

Si nos fijamos en su gastronomía, no podemos olvidarnos de las sardinas de Motril, los boquerones de Málaga o los chocos de Huelva, los langostinos de Sanlucar, las gambas de Almería, el camarón de Cádiz y las cigalas de Moril.

Destaca el siempre conocido gazpacho, pero además podemos disfrutar de sopas de pescado, caldo de pimentón almeriense, porra antequerana, sopa de pan con almejas, puré de Pozoblanco o sopa de hierbabuena.

La gastronomía andaluza ofrece platos de carne como el estofado de rabo de toro a la cordobesa, el choto en ajo cabail de Motril o platos de caza como el venado a la cazadora o el jabalí a la retama, sin olvidar el conejo en adobo o las codornices con chícharos (guisantes).

No podemos terminar sin mencionar los dulces, piononos de Santa Fe (Granada), colación de piñoncillo (Jaén), dulce de membrillo de Puente Genil (Córdoba), alfajores de Antequera (Málaga), melojas de Jerez (Cádiz) y piñonates de Huelva.

Lo mejor para poder disfrutar de esta variedad gastronómica es visitar Andalucía e ir descubriendo los platos típicos de cada provincia y cada pueblo.

Bibliografía: Rutas con Sabor (RBA)

Foto: ocholeguas.com

Acerca del autor:

Deja un comentario