Todos tenemos el problema y la incomodidad de ir a utilizar un cuchillo y que no corte.

Podemos solucionarlo facilmente en casa.

Solo tenemos que pasar una lija fina o piedra de afilar manual por el filo del cuchillo para afilarlo y así conseguir que corte como el primer día.