El reciclado es un sistema de aprovechamiento de los restos desechables de nuestra vivienda.

Una forma más de reciclar es utilizar los restos de comida para abonar nuestras plantas, no utilizando fertilizantes comerciales.

Por ejemplo las cáscaras de huevo y las peladuras de las patatas son un excelente abono, así como el agua de cocer verduras y pescados, colados y fríos.

Las peladuras de plátano cortadas en trozos serán idóneas para los rosales.

Si lo deseamos es realizar compost, tenemos que saber que no todos los residuos se pueden utilizar. Además tenemos varias formas de tratarlo, la más habitual y sencilla es en tres cajones. Una vez se va realizando el proceso se debe cambiar de cajón. En el primero se compacta y se realiza la función de temperatura, en el segundo entran en acción los insectos y en el tercero ya tenemos nuestro compost para utilizar.

Si estan pensando en realizar compost en casa, les aconsejo que se informen o den algún curso ya que no es tan sencillo, no todos los residuos orgánicos se pueden acumular (existe una relación de productos y el porcentaje que se debe añadir respecto al resto de materiales), hay que tener en cuenta la temperatura y el porcentaje de materiales para que la reacción sea correcta, en otro caso se producirá una reacción errónea y emitirá olores. La reacción del compost bien realizada no produce olor alguno.