Tanto en verano como en invierno, los cubitos de hielo son siempre nuestros mejores aliados para refrescar las bebidas, siendo en el periodo estival los reyes del verano.

¿Pero sabemos de si son seguros? Si las cubiteras no se limpian o son debidamente desinfectadas pueden transmitir gérmenes a los cubitos que en contacto con la bebida llegarán a nuestro cuerpo.

En casa siempre que cambiemos los cubitos tenemos que lavar las cubiteras, y no utilizar otro tipo de moldes que no sean los indicados para hacer cubitos.

Si compramos los cubitos en paquetes industriales, debemos leer la procedencia del agua. En estos casos debemos lavar y secar la bolsa antes de sacar los cubitos.

Actualmente en los centros comerciales venden cubitos de hielos de agua mineral preparados para congelar.

Algunos patógenos presentes en el agua provocan enfermedades como: fiebre tifoidea, salmonelosis, gastroenteritis, diarrea, hepatitis infecciosa, disentería o poliomielitis entre otras.

Si desconocemos el origen el agua, debemos hervirla antes de consumirla y no utilizar cubitos de hielo.

 

Fotografia: maquilladas.com